10 consejos para ahorrar combustible

Categories: Tags:

Aprender a conducir de manera eficiente no solo beneficiará al medio ambiente, sino también a tu bolsillo.

Los coches contaminan. Bien, eso ya lo sabemos. Contemos algo nuevo, pues. Aunque sea inevitable que del tubo de escape de nuestro coche salga CO2, bien es cierto que existen ciertos trucos a la hora de conducir que pueden ayudar a hacer nuestra conducción un poco más eficiente. Lo primero que debemos tener en cuenta es que los vehículos contaminan, principalmente, por tres causas: las emisiones de gases contaminantes, el alto consumo de combustible y los residuos generados durante el mantenimiento. Así, existen maneras de disminuir la contaminación que proviene de estas tres vías. Y, desde Motor Zeta, vamos a recordártelas con la intención de que consigas un menor consumo y, también, de que pongas tu granito de arena en la ayuda a mejorar nuestro planeta y a respetar el medio ambiente.

1. No corras. Moderar la velocidad es lo primero que debes tener en cuenta a la hora de conducir eficientemente. Evitar los acelerones, sobre todo esos pequeños acelerones en punto muerto, resultarán ser una buena manera de evitar desprender gases contaminantes.

2. Mantén el coche a punto. Es esencial realizar las revisiones periódicas necesarias, ya que, de esta manera, podrás estar seguro de que todo está en perfecto estado y de que nada impide una conducción eficiente.

3. Evita el exceso de peso. Por cada 100 kilos de peso extra en el vehículo, se incrementa el gasto de combustible un 5%. Por ello, es importante tener en cuenta que no debemos llevar más equipaje del estrictamente necesario.

4. Revisa el filtro de aceite. Un motor perfectamente lubricado evita que el coche expulse un mayor número de humos.

5. Limita el uso de aire acondicionado. El aire acondicionado gasta un 20% más de combustible cuando está en funcionamiento, por lo que conviene encenderlo solamente cuando sea necesario. Por ejemplo, en momentos en los que sea posible bajar las ventanillas, hagámoslo antes que encender directamente el aire acondicionado sin habernos planteado otras opciones.

6. Revisa las ruedas. Un 3% del consumo del coche depende de la presión de los neumáticos, así que es importante que estos circulen siempre con la presión adecuada.

7. Revisa la batería. Una batería en buenas condiciones garantiza una fácil puesta en marcha del vehículo. Por lo que gastará menos en el momento de ser arrancado.

8. Revisa las correas. Debemos revisar la distribución y la llamada de accesorios, ya que una tensión incorrecta podría derivar en una avería.

9. Revisa el sistema de escape. Cuando el catalizador se encuentra en perfecto estado y el escape no tiene fugas, el consumo de tu coche se moderará hasta un 9% menos, a causa de que el motor realizará la combustión de manera correcta.

Visto en elperiodico.com

Revisión de tu coche para las vacaciones

Categories: Tags:

Tan importante resulta realizar una revisión prevacacional que minimice el riesgo de averías y maximice la capacidad de respuesta ante imprevistos en la carretera como el hecho de realizar dicha revisión en un taller que garantice la calidad de la misma. No es necesario ir a talleres oficiales, pero si es importante que se trate de un establecimiento legal.

De los 80 millones de desplazamientos que según las previsiones de la DGT tendrán lugar en las carreteras españolas este verano, un 25% (20 millones) serán realizados en vehículos en los que no se ha llevado a cabo ningún tipo de revisión prevacacional . Si a esto se le añade la estimación de que una de cada cinco revisiones se habrá hecho en un taller ilegal, se obtiene la escalofriante cifra de 32 millones de desplazamientos realizados en vehículos no revisados recientemente o revisados sin garantías.

Cabe recordar a los conductores, y así lo hace la Confederación Española de Talleres, que una revisión realizada en un taller legal no sólo cumple con los requisitos de calidad y seguridad necesarios, sino que otorga una garantía mínima de tres meses sobre cualquier reparación o sustitución llevada a cabo, utilizando para las mismas recambios de calidad original o equivalente. Éstas son condiciones que, por razones obvias, un taller clandestino no puede cumplir, empleando en las reparaciones y sustituciones repuestos y maquinaria de dudosa procedencia. Conviene recordar que, en última instancia, el responsable legal del correcto mantenimiento de un vehículo es su propietario.

El primer dato para que el consumidor pueda detectar si se trata de un taller ilegal es el hecho de que el establecimiento debe tener visible la placa-distintivo del tipo de actividad así como su número en el registro de Industria. Además el cliente tendrá derecho tanto a pedir presupuesto como factura de la reparación, recurso que el taller ilegal no puede tramitar, debiendo constar en la misma la duración de la garantía.

Visto en autonacion.com

Los defectos en la carrocería pueden hacer que el coche suspenda la ITV

Categories: Tags:

Los fallos graves en turismos, constitutivos de rechazo en la Inspección Técnica de Vehículos, aumentaron el 12%, mientras que el crecimiento de los leves superó el 7%.

Emisiones elevadas, luces fundidas o estado deficiente de neumáticos o amortiguadores suelen ser los problemas más habituales a los que temen los conductores cuando se enfrentan al paso por la ITV.

Sin embargo, en los últimos años se ha detectado otro problema que peude hacer que nuestro coche «suspenda». Se trata de los defectos en la carrocería, que han experimentaron un nuevo incremento en 2016 frente a las cifras de 2015.

Según explica la red de expertos en chapa y pintura CertifiedFirst, los defectos graves en turismos, constitutivos de rechazo en la Inspección Técnica de Vehículos, aumentaron el 12%, mientras que el crecimiento de los leves superó el 7%.

 Estas irregularidades, calificadas de «graves», se recogen en el capítulo 2 del Manual de Procedimiento de Inspección de las ITV destinado al «Acondicionamiento Exterior, Carrocería y Chasis». A la hora de pasar la ITV, el inspector técnico, al revisar la carrocería del vehículo, se fijará en aspectos como defectos de estado (óxidos, perforaciones, desperfectos…), la existencia de aristas vivas o cortantes, anclajes de portacontenedores inexistentes o deteriorados, fijación del paragolpes defectuosa o entradas de humos al espacio de los ocupantes, según recoge el Manual de Procedimiento.

En 2016, el conjunto del parque de vehículos inspeccionado —lo que incluye a motocicletas, turismos, vehículos industriales, autobuses y agrícolas— presentó 3,40 millones de defectos de carrocería, de los que 2,87 eran de carácter leve y 531.000 eran defectos de carrocería graves.

En términos porcentuales, estas cifras suponen un incremento del 7,3% en los defectos de carrocería leves frente a los datos de 2015 y una subida aún mayor, del 11,1% en el caso de los defectos graves. Estos incrementos son aún más relevantes si cabe cuando en el periodo 2011-2015, los defectos leves ya habían aumentado un 42% y los graves, un 17%.

En el segmento de turismos, también se observa un significativo incrementoen los defectos de carrocería detectados en las ITV. En 2016, los defectos leves encontrados en turismos y 4×4 ascendieron a casi 1,7 millones, un 7,4% más que un año antes. Mientras, en el caso de las deficiencias graves, pasaron de 219.000 a 255.000, lo que significa un incremento de casi el 12%.

«La importancia de la carrocería del vehículo va más allá de la parte meramente estética. Su conservación tiene mucho que ver con la seguridad, la aerodinámica o el consumo, cuestiones que a todos nos preocupan», señala Jordi Ortega, responsable de la red de talleres expertos en chapa y pintura CertifiedFirst. Según Ortega, en la práctica, es muy complicado establecer criterios objetivos de medición para temas como la corrosión, por ejemplo. Por eso «lo mejor es prevenir y solucionar los pequeños problemas de chapa y pintura que surjan en nuestro coche y no dejar que se acumulen, pues provocarán incidencias aún más graves»,

Visto en abc.es

4 cosas que debes hacer si tu coche se avería en autopista

Categories: Tags:

Este fin de semana va a ser uno de los que tenga más desplazamientos del año. Por eso, aquí tienes las 4 cosas que debes hacer si tu coche se avería en autopista. Nunca viene mal saber cómo actuar en caso de que falle tu automóvil.

4 cosas que debes hacer si tu coche se avería en autopista porque, como ya sabes, este fin de semana va a ser uno de los que registre más tráfico del año. Empieza el mes de agosto y mucha gente se va de vacaciones mientras que al terminar el de julio, otros regresan a sus casas.

Además, la crisis ha motivado que los conductores dejen de llevar a sus coches al taller y ya se ha comprobado que un 30% de los conductores retrasa la revisión de su coche por la crisis y que el mantenimiento de los neumáticos es el gran olvidado.

En caso de avería en autopista, debes seguir estos cuatro consejos:

Detén el coche en un lugar seguro

averia autopista deten coche

 Debes detener el coche sacándolo de la calzada y ocupando el arcén. Si la avería se produce mientras circulas por el carril de la izquierda, aprovecha la inercia para llevarlo a la derecha. Ten cuidado con los coches que se aproximan a gran velocidad por el lado derecho.

Inmovilízalo y señalízalo

averia autopista triangulo

 

Asegúrate que el coche no puede moverse por sí mismo. Es decir, no olvides poner el freno de mano. Ponte el chaleco reflectante que llevas en la guantera y sal fuera del vehículo a poner el triángulo de emergencia en la parte trasera a 50 metros de distancia.

Asegura a tus ocupantes

averia autopista ocupantes

 

Una vez estacionado el coche, si es posible es mejor que los ocupantes abandonen el coche. ¡Ojo! Nunca se quedarán en la calzada, deben cruzar el guardarraíl y quedarse en un lugar elevado y lo más lejos posible de la carretera. Por supuesto, deben bajarse del coche por el lado derecho.

Evalúa la avería

autopista evalua

 

Llega el momento de ver qué le sucede al coche. Si la avería ha sido causada por un pinchazo de un neumático debes ponerte manos a la obra lo antes posible. Si es algo más complicado, lo mejor es que abandones también la calzada y llames por teléfono a la grúa. Si no tienes cobertura, en autopista, como norma general, hay un poste de S.O.S. Cada dos kilómetros y cada 250 metros en túneles.

Visto en autobild.es

Consejos para conducir seguros en medio de una tormenta

Categories:

El alcance de un rayo puede ser mortal. Su impacto es tan brutal que la descarga eléctrica podría dar lugar a graves quemaduras externas e internas, así como a arritmias, graves problemas cardíacos o a la pérdida de algún miembro. Cada año se dan en España un promedio de 1.300.000 descargas eléctricas, especialmente en el periodo estival comprendido entre junio y septiembre. Según datos de la Agencia Estatal de Meteorología, AEMET, la mayor parte de las tormentas eléctricas se producen coincidiendo con los meses de operación salida y retorno de vacaciones. En caso de verse en medio de una tormenta al volante de un vehículo es importante mantener la calma y seguir algunos consejos que tienen su explicación científica.

No bajar del coche, cerrar las ventanillas y apagar la radio serían las tres recomendaciones básicas que hacen los especialistas en el mantenimiento responsable de vehículos de EuroTaller a los automovilistas que se encuentren con tormentas eléctricas este verano.

Si circulamos dentro de un núcleo urbano será bastante difícil, por no decir casi imposible, que nos alcance un rayo, pero no ocurre lo mismo si lo hacemos por carretera, lejos de la ciudad. No en vano, los rayos pueden transportar corrientes de 30.000 amperios de intensidad y 800.000 voltios de tensión y generar una energía en forma de calor de unos 8.000 ºC, aunque, en líneas generales, el interior de nuestro automóvil es un lugar seguro para hacer frente a una tormenta con aparato eléctrico. Sobre todo si se sigue una serie de consejos básicos como apagar la radio y cerrar las ventanillas. Además, si nos detenemos, será mejor hacerlo en un lugar seguro, alejado de vallas metálicas, tendidos eléctricos o balsas de agua, y permanecer dentro del coche procurando no entrar en contacto con las partes metálicas del vehículo.

En verano, las tormentas eléctricas acostumbran a venir acompañadas de lluvias que, en muchos casos, pueden ser de gran intensidad. Por ello es necesario asegurarnos de que nuestro coche está en perfecto estado de mantenimiento. En este sentido, las tormentas pondrán a prueba de manera especial los elementos de nuestro automóvil implicados en proporcionar una adecuada visibilidad bajo la lluvia, y más concretamente a las escobillas limpiaparabrisas y el sistema de iluminación de nuestro coche.

Unas escobillas limpiaparabrisas en mal estado o desgastadas no realizarán un adecuado barrido de la luna del automóvil, y tendrán dificultades para desalojar el agua de la luna delantera, sobre todo si la tormenta es intensa, comprometiendo por lo tanto la visibilidad. Por todo ello, no hay que olvidar la revisión de las escobillas limpiaparabrisas cuando llega el verano, asegurándonos de que la parte de caucho que entra en contacto con la luna se encuentra en buenas condiciones y recorre la superficie de la luna de forma correcta y sin hacer ruido. Recordemos que es recomendable cambiar este elemento al menos una vez al año, ya que no solo el uso, sino agentes externos como el los rayos del Sol, hacen que la parte de caucho se estropee y pierda sus propiedades.

Otro de los elementos que debe de estar en adecuadas condiciones es el sistema de iluminación. En medio de una fuerte tormenta, cuando la falta de visibilidad hace recomendable detener el coche en el arcén de la vía, o en otro sitio seguro, no debemos olvidarnos de señalizar adecuadamente nuestra posición haciendo uso de las luces del coche, que deben funcionar correctamente cuando las necesitemos.

Un sistema de frenos en perfecto estado, y unos neumáticos con la presión y dibujo adecuados nos ayudarán a afrontar con garantías nuestro trayecto si nos sorprende una tormenta este verano. Adaptar la velocidad a las condiciones de visibilidad, el tráfico y las peculiaridades de la vía, evitando realizar maniobras bruscas e incrementando la distancia con el vehículo que nos precede para adaptar la frenada a un pavimento mojado, son otras de las recomendaciones para los conductores que este verano se puedan ver sorprendidos por una tormenta.

Visto en abc.es

Cinco trucos para ahorrar combustible usando el aire acondicionado

Categories: Tags:

Se aproxima el verano y ya estamos teniendo los primeros días con un calor agobiante, con los termómetros marcando temperaturas superiores a los 30 grados. Además de proteger a tu coche del sol y vigilar los problemas con el aire acondicionado, también hay trucos para que el aire acondicionado enfríe de manera adecuada sin que ello suponga un mayor gasto de combustible, así como para alargar su vida útil y que pueda empezar a dar fallos en el momento más inadecuado y acabar con el habitáculo convertido en un horno.

Y es que el aire acondicionado afecta al consumo del vehículo. Mientras está encendido, un compresoraspira el gas refrigerante y lo pasa a un condensador, donde se vuelve a estado líquido en un radiador… hasta la válvula de expansión, donde pasa de nuevo a gas y se enfría. Tras enfriar el aire, pasa gracias a un ventilador por las rejillas de los aireadores del salpicadero… y vuelta a empezar.

Todo este proceso de retirar el calor el aire mediante procesos mecánicos (aspirar aire del exterior o poniendo a recircular el del habitáculo) gasta energía, que procede del motor del coche, que debe hacer más esfuerzo: además de para mover el vehículo, el motor debe hacer funcionar el compresor. Este esfuerzo extra se traduce en un incremento del consumo entre un 5 y un 20% (unas décimas en el consumo, aunque varía en función del tipo de coche).

Y sí, se pierden prestaciones, pero solamente lo notarás en coches con motores pequeños y exigiéndole mucho al aire acondicionado. También es cierto que algunos vehículos modernos optan por desconectar el climatizador si se pisa el pedal a fondo, para no comprometer la seguridad al demandar la máxima potencia.

Antes de entrar

Es obvio que cuanto más intentemos bajar la temperatura del habitáculo, costará más energía (combustible en este caso), alcanzarla. Por eso, emplear trucos para enfriar rápido un coche pueden ahorrar algo de combustible.

Al arrancar

¿Llegas al coche y descubres que está como un horno? Para ayudar al aire acondicionado a trabajar lo ideal es que durante los primeros minutos circulando procedas a abrir un poco la ventanilla. Sí, al mismo tiempo que enciendes el climatizador. Como el aire caliente pesa menos que el frío, tiende a ir hacia arriba. De ese modo ayudas a que se vayy sea sustituido por el frío más rápidamente. Pasado un rato, puedes proceder a cerrarlas.

Ventanillas

En nuestros consejos para gastar menos combustible ya te contamos que bajar las ventanillas del coche empeora la aerodinámica. Eso hará que el coche gaste más… pero esa pérdida aerodinámica no es demasiado grande si la velocidad es baja. Según varios estudios, el momento crítico es a 80-90 km/h (a partir de ahí, el aire que entra “frena” el coche. De ahí que en trayectos urbanos a menor velocidad gastas menos combustible con las ventanillas bajadas que empleando a fondo el aire acondicionado para enfriar el coche.

A veces, cuando el calor es mucho, bajar las ventanillas no es suficiente para garantizar una temperatura confortable… pero abrirlas renovará el aire caliente del coche, bajando unos grados al habitáculo y haciendo trabajar menos al compresor… gastando menos combustible.

¿Lo has usado en invierno?

Como cualquier componente del coche, que entre en funcionamiento con regularidad es una garantía de que funcione cuando hace falta. Así que no dudes en emplearlo para acciones como desempañar los cristales en invierno. Además de ganar en seguridad (es mucho más rápido ganar visibilidad), te aseguras que que no se estropee por falta de uso.

No forzarlo

Para evitar que el aire acondicionado se estropee también es vital evitar que trabaje al máximo de potencia. En este sentido, recuerda los dos primeros puntos para bajar la temperatura del habitáculo antes de iniciar el camino… y una vez en marcha, sé racional con su uso. Tampoco hay que congelarse. La temperatura ideal en el interior del coche debe estar en torno a los 22 grados.Todo lo que sea bajar de esa temperatura es un gasto de combustible innecesario.

Visto en noticias.coches.com

La importancia de un buen mantenimiento

Categories: Tags:

Si viajas este verano en coche sigue estos consejos para tener una conducción más segura

Ya estamos en verano y con él llegan las vacaciones, el descanso y como no, los desplazamientos. Son muchos los coches que van a circular por nuestras carreteras este verano, ya que el coche sigue siendo la opción preferida para las vacaciones de los españoles. Precisamente por ello, uno de los tópicos de estas fechas son los consejos para el mantenimiento adecuado del vehículo, desde revisar el estado mecánico a comprobar el desgaste de los neumáticos.

Los vehículos necesitan pasar de forma periódica una revisión técnica en la que se verifique el buen estado del mismo, pero en ocasiones no se llevan a cabo dichas operaciones por dejadez, por falta de tiempo o por razones económicas.

Los coches van a circular con los maleteros repletos y todos los asientos ocupados, situación ésta a la que no estamos muy habituados y nos obliga, deberíamos de saberlo ya, a cambiar nuestra rutinaria forma de conducir y circular. Debemos tener muy presente que estamos acostumbrados a conducir sin cargas adicionales y por trayectos que conocemos casi a la perfección. Y cuando salimos de vacaciones, en la mayoría de los casos, las carreteras son poco conocidas o bien no muy frecuentadas y si a esto le añadimos la masiva salida de automóviles, todas las precauciones que podemos tomar son pocas.

Junto al cumplimiento de las normas de tráfico y seguridad vial, la perfecta verificación del estado del vehículo es importantísima.

Comencemos por el sistema de refrigeración del motor, comprobando el nivel del refrigerante que lo protege contra la corrosión evitando pérdidas en los distintos elementos del sistema. Cada dos años deberá sustituirse el refrigerante. También se debe comprobar el estado del radiador, manguitos y abrazaderas, bombas de agua y la correa del ventilador, así como el buen funcionamiento del electroventilador y sus componentes.

El motor de un automóvil es un mecanismo muy delicado, debido a las continuas fricciones a las que están sometidas sus partes móviles, evitando su desgaste la película de aceite que las envuelve. Por ello, habrá que controlar su nivel con el motor parado, añadiendo aceite si vemos que la varilla marca el mínimo. Nunca se debe sobrepasar el nivel máximo ya que esto produciría una mayor presión, consumo de aceite y una excesiva formación de carbonilla.

Tanto el filtro como el aceite convienen ser cambiados antes de un largo trayecto si no recordamos cuando lo hicimos por última vez. Otras comprobaciones que debemos realizar son: nivel de aceite en la caja de cambios y no olvidar que si ésta es automática es importante observar el programa de mantenimiento relativo al cambio de aceite de la transmisión automática y mantener los niveles prescritos, nivel de aceite de la servodirección y posibles pérdidas de aceite, fugas por el sistema de escape y estado de las correas.

El sistema de frenos es, sin duda, uno de los apartados más importantes para nuestra propia seguridad. Cualquier descuido a la hora de su comprobación nos puede costar caro, un adelantamiento, un viraje forzado o simplemente una caravana pueden ser unas situaciones realmente peligrosas para la integridad física del conductor y sus acompañantes. Si las pastillas son nuevas, recuerde que no se debe frenar a fondo desde el primer momento, ya que sólo trabajarán algunas zonas de la pastilla y se llegará a su cristalización. Estas zonas cristalizadas ni frenan ni se desgastan, y para evitarlo, durante los primeros kilómetros hay que efectuar frenadas cortas y suaves, para que poco a poco las zonas prominentes de la pastilla se vayan desgastando y se logre el perfecto acoplamiento entre ésta y el disco.

Los niveles del líquido de frenos deben ser comprobados y sustituidos cada año. El estado de pastillas y discos, igualmente debe ser revisado y el freno de mano debe ser ajustado.

Hasta ahora hemos hablado de las comprobaciones de dos partes fundamentales de nuestro vehículo, motor y refrigeración y del sistema de frenos, tan importante para la seguridad vial. Pues bien, existen otros apartados que no hay que descuidar y que en muchas ocasiones pasamos por alto. Por ejemplo, el buen funcionamiento de todas las luces, pilotos, luces de stop y testigos e indicadores del cuadro de instrumentos.

Si conduce de noche, compruebe la altura de sus luces. No por llevarlas más altas verá mejor, todo lo contrario. El enfoque debe estar dirigido al asfalto y no a los pájaros o murciélagos que puedan pasar. Además, perjudicaremos a los vehículos que vienen en sentido contrario, deslumbrándolos y provocando el mal humor de algún que otro conductor. Los limpiaparabrisas, escobillas y limpia trasero serán revisados y añadiremos, si hiciera falta, agua limpia en el depósito del lavacristales y en la batería.

El mantenimiento de los neumáticos es indispensable. Son la única parte del vehículo que está en contacto con el asfalto y a tenor de su estado, nuestro confort y seguridad dependerán de ellos.

Es importante controlar la presión como mínimo cada quince días y antes de dar comienzo a viajes largos, con los neumáticos fríos, no olvidando la rueda de repuesto porque puede ser que nos haga falta. Unos neumáticos con una presión baja, aparte de ser peligroso, nos restan potencia al coche y nos hacen gastar más gasolina. Recuerde que debemos colocar los neumáticos con mejor dibujo en el eje delantero, así controlaremos mejor la dirección.

Para finalizar, recordemos que es obligatorio el uso de los cinturones de seguridad, ya sea en carretera o ciudad. Muchas personas han salvado su vida gracias a ellos. Y como no, respetemos los límites de velocidad y las señales de tráfico, que se colocan para algo, no para fastidiar.

Además de revisar y poner a punto nuestro vehículo, hace falta que el conductor también esté preparado para efectuar un largo viaje. Conviene haber descansado lo suficiente antes de entrar en el coche. Revisar el correaje de la baca si se lleva -conviene no llevarla siempre que se pueda-, apartar cualquier objeto que nos impida la perfecta visualización del exterior, colocar lo que se puede necesitar, planos, mapas, etcétera, en lugares que estén a mano, y no tener mucha prisa en llegar. Son buenas reglas que deberíamos seguir todos.

Si comemos a mitad de camino, es importante no hacerlo abundantemente y no tomar alcohol en ningún caso.

Hay que tener en cuenta que solemos ir más deprisa cuando quedan pocos kilómetros para la llegada. Cuanto más nos acercamos, más corremos y esto es un error. Tras un largo viaje, en el que hemos estado conduciendo durante varias horas, nuestros reflejos y vista han disminuido considerablemente debido al cansancio y estamos expuestos a mayores riesgos. Incluso la atención que prestábamos, por exceso de confianza y relajamiento, desaparece casi por completo provocando una conducción más autómata. Por consiguiente, lo mejor es seguir el mismo ritmo, evitando cualquier percance a tan poco del objetivo.

El conductor que prefiere conducir de noche debe realizar unas cuantas paradas durante el trayecto. Un poco de aire y un corto paseo para estirar las piernas, son el mejor antídoto contra el sueño. Aún así, al menor indicio de sueño, lo mejor es parar el coche en algún lugar apartado de la carretera y echarse «una cabezadita». En ningún caso debemos combatir el sueño con bebidas alcohólicas, porque el efecto sería entregarnos a la primera cuneta. Tampoco ingerir medicamentos estimulantes, que podrían excitarnos demasiado.

La mejor forma de viajar, insistimos, es no tener prisa. Que no quiere decir que tengamos que ir despacio, pero no hay que ir agobiados por llegar cuanto antes. Tenemos muchos días por delante y uno de ellos es cuando viajamos, que también se puede disfrutar.

De todas maneras, conviene antes de viajar informarse del estado de las carreteras -obras, etc.-, así como de las posibles rutas opcionales que se pueden tomar. Para ello existen varios servicios que responden a todas nuestras necesidades.

Si viaja con niños no permita que se sitúen delante ni que le dificulten la visibilidad, pero tampoco sea duro con ellos, comprenda que si usted se cansa al viajar, sus acompañantes sufren también lo suyo. Pare repetidas veces y haga del viaje una excursión; instruya a sus hijos a diferenciar los paisajes, infórmeles de los pueblos que atraviesan o se ven desde la autovía o autopista.

En definitiva, disfrute en el coche.
Conducir de noche sin sobresaltos

Las vacaciones de verano son la época del año en la que hay más desplazamientos por carretera. En España, el año pasado hubo 81 millones de largos desplazamientos. Algunos conductores viajan de noche para aprovechar al máximo sus días de fiesta y otros para evitar el calor. Durante esas horas del día hay menos densidad de tráfico pero también crece el riesgo de sufrir accidentes debido a la disminución de la visibilidad y al cansancio. En Europa, los accidentes que tienen lugar de noche provocan el 37% de víctimas mortales.

Por ello, debemos tomar una serie de precauciones para hacer más segura nuestra conducción:

Encender las luces de cruce al atardecer porque nos ayudan a ver y a ser vistos. Es necesario encender las luces de cruce de noche, si llueve o cuando la visibilidad no sea buena. Siempre que sea posible utilizaremos las luces de carretera, evitando deslumbrar a los otros conductores.

A través de la vista se recibe el 90% de la información necesaria para conducir y de noche, la percepción visual disminuye por lo que aumenta el tiempo para identificar a peatones, animales o señales de tráfico.

Adaptar la velocidad para poder frenar dentro del campo de iluminación de los faros. Es aconsejable reducir la velocidad respecto a la que se circularía de día. En España, la velocidad recomendada para conducir con luz de cruce en carretera es de 90 km/h.

Mantener la distancia de seguridad dando un margen no inferior a tres segundos al vehículo que nos precede.

Reconocer los primeros síntomas del cansancio: si se cierran involuntariamente los ojos, si cuesta mantener el vehículo dentro del carril o si es difícil recordar por dónde hemos circulado en el último kilómetro. Con el cansancio, los reflejos se ven afectados y el efecto es similar a conducir con una tasa de 0,5 g/l de alcohol en sangre. Ante los primeros indicios de fatiga es importante parar y descansar o dormir hasta que nos encontremos con fuerzas para seguir nuestro viaje.

Aplicando estos consejos nuestra conducción será más segura y podremos llegar a nuestro destino sin sobresaltos.

Visto en diarioinformación.com

Así se usan las pinzas para la batería del coche

Categories: Tags:

Su uso debe ser siempre una solución de emergencia puntual, ya que si lo haces con frecuencia podríamos acabar dañando el vehículo.

La batería es uno de esos elementos del coche que fallan en los momentos menos oportunos. Aunque muchos vehículos llevan unas pinzas de arranque, hay que seguir unas instrucciones precisas para conseguir, con la ayuda de otro coche, que nuestra batería «resucite».

Aunque hay que observar que el uso de estas pinzas debe ser siempre una solución de emergencia puntual, ya que si recurrimos a ellas de forma contínua podríamos acabar dañando el vehículo.

Para usar las pinzas debemos asegurarnos de que el coche que va a ayudarnos a arrancar está lo bastante cerca como para que podamos unir ambos vehículos con los cables, según las recomendaciones del blog de Catalana Occidente.

Una vez preparados para hacer la conexión, colocaremos la pinza del cable rojo en el borne positivo de la batería del otro coche y en el de nuestra batería descargada. A continuación colocaremos el cable negro en un elemento metálico del coche, que usaremos como masa para evitar chispazos.

Hecha la conexión, encenderemos el coche de la batería cargada y lo aceleraremos. De esta manera, el alternador generará energía y podremos encender nuestro coche.

Una vez arrancado el vehículo que tenía la batería descargada ya podremos desconectar los cables de las pinzas de arranque que unen ambos coches. Es importante que lo hagamos justo en el orden inverso de cómo los hemos colocado para asegurar que no se produce ningún problema en el proceso.

Visto en abc.es

El coche que funciona con agua

Categories: Tags:

Póngase usted en el lugar de una joven científica, que en el garaje de su casa… No, eso es en Estados Unidos. Empecemos de nuevo. Imagínese que es usted una joven científica, hija de un mecánico de coches que ha tenido el empeño de que estudie, y que en la habitación de dos metros cuadrados de su vivienda, sentada en la cama porque no tiene sitio para más, se pone con el portátil y diseña el motor de un coche que funciona con agua. Sí, ese coche no necesita gasolina ni gasoil, ni electricidad. Funciona con agua del grifo. Bueno, vamos a complicarlo un poco. Ese coche funciona con agua del grifo previamente filtrada en una de esas jarras con enchufe que anuncian en la Teletienda y que sus padres compraron después de una noche de insomnio junto con el robot de cocina y esa faja que endereza la espalda.

Esa joven científica se va al taller de su padre y, entre lo que ya sabe y lo que pregunta, va diseñando el prototipo. Dos años de tanteo y retracto, hasta que una mañana de domingo, en el solitario polígono industrial, enciende el motor y da una vuelta con el coche. Previamente ha estudiado el entorno, las cámaras de seguridad de los locales adyacentes, la vigilancia de la única industria más o menos grande que sigue en pie, buscando los ángulos menos controlables. Pone en marcha el vehículo… ¡Y funciona! Va de los 10 a los 35 kilómetros/hora, y del tubo de escape sale un vaporcito blanco que casi serviría para una limpieza de cutis a la antigua. Tras el éxito inicial, mantiene las pruebas durante cinco meses, cada vez con más miedo, pero el coche, que ha bautizado Aguatour y ha pintado de azul turquesa, sigue funcionando. Es más, ahora alcanza los 60 kilómetros por hora.

Considera esta joven que ya ha terminado su trabajo de investigación, y ahora viene lo difícil, casi lo imposible. ¿Qué puede hacer? La invade el pánico, se le eriza el vello, los dientes empiezan a castañear y se encierra en su habitación a meditar durante dos días. Sus padres sospechan, algo raro ocurre, pero ni imaginan en qué estado se encuentran las cosas. Sí, a la niña le gustan los coches, tiene uno en el taller y no para de toquetearlo, ha revisado el motor montones de veces… Se ve que el tuneo la entretiene, piensan los papás. Ay, si supieran…

Ella sabe que lo primero es registrar la patente. Ya lo hubiera hecho si se le hubiera ocurrido inventar qué sé yo, un retrovisor panorámico, pero un coche que funciona con agua… ¿Cuánto tiempo tardarán Ellos en enterarse? ¿Horas? ¿Minutos? ¿Segundos? Ha visto las suficientes películas como para saber lo que la espera. Por el lado más suave, un abogado con brillante traje de alpaca, gafas de sol carey y zapatos Sebago irá a verla enseguida, para comprarle la patente y decirle dos cosas: que se olvide del asunto ahora que es rica y que no se le ocurra comentar nada. Con nadie. Esa sería la solución buena. Entonces, la corporación petrolera o la multinacional fabricante de vehículos que había enviado al reluciente abogado de dientes perfectos y ojos fríos como el hielo guardaría el invento en su caja de seguridad de Alaska y ella huiría a la Patagonia en un intento desesperado de que se olvidaran de su existencia, pero temiendo siempre por sus padres y su hermano, a los que ha puesto en peligro mortal. En el lado malo, quizá a través de las cámaras satélite y de las pistas que haya dejado sin querer al comprar componentes o al ensayar con su prototipo, Ellos ya lo saben todo, y cuando se dirija a la oficina de patentes –no puede hacer búsquedas por internet, completamente rastreables–, será asesinada rápidamente por unos sicarios que fingirán un robo, o un atropello, o despeñarán su coche por el Balcón del Guadalquivir. Porque todo esto está pasando en Córdoba, no crean. Piensa ella en grabar un vídeo y enviarlo a los principales medios de comunicación, colgarlo en Twitter… Pero, ¿la creerán? ¿Se encargarán Ellos de borrarlo todo? El pánico la invade. Pasados los dos días sale de su habitación con la cara hinchada por el llanto, se dirige al taller y desmantela el coche pieza a pieza. Que se encarguen otros de arreglar lo del cambio climático.

Visto en eldiariocordoba.com

¿Cuántas emisiones genera cargar un coche eléctrico usando carbón?

Categories: Tags:

Uno de los elementos más polémicos de los coches eléctricos es qué fuente se utiliza para generar su energía. Con cálculos de andar por casa se puede poner en discusión dicha polémica. Veamos cuántas emisiones de carbono implica usar carbón.

Los coches eléctricos son muy eficientes en consumo energético. En otras palabras, de toda la energía que cargan a bordo, la que realmente se transforma en movimiento útil es muy superior -comparativamente- respecto a un vehículo de combustión interna convencional, más del 90%.

Ahora mismo los mejores coches de combustión interna del mercado con motorizaciones híbridas no enchufables están consiguiendo rendimientos del 40%. Eso significa que de cada 10 litros de combustible que usan, 6 se usan solamente para contaminar, 4 se aprovechan para mover el vehículo.

Sin embargo hay que valorar de dónde sale esa energía. Las diferentes técnicas de generación tienen impactos muy diversos en el medio ambiente. Si nos referimos a emisiones de dióxido de carbono (CO2), el gas de efecto invernadero por excelencia junto al metano, la peor tecnología es el carbón.

La primera etapa de la vuelta a España con coches eléctricos empezó con energía generada en una central térmica en As Pontes (A Coruña)

¿Qué pasa si movemos un coche eléctrico a base de carbón?

Supongamos un consumo de electricidad de 15 kWh cada 100 kilómetros, una cifra muy normal en compactos y subcompactos como pueden ser Nissan Leaf o Renault ZOE. Para conseguir estas cifras, la conducción no puede ser muy agresiva, simplemente normal, poca autopista y velocidades moderadas.

De acuerdo a los datos de ENTSOE, el sistema eléctrico español tiene hoy mismo un impacto en generación de electricidad de 212 gramos de CO2 cada kilovatio hora. Este es el resultado de mezclar las renovables, las térmicas y la nuclear. Pero vamos a ver qué pasa cuando solo se usa carbón.

Según el IPCC, por cada kilovatio hora vamos a generar 490 gramos de CO2. Eso significa que en 100 kilómetros un eléctrico producirá las emisiones equivalentes a 7,35 kilogramos de este gas compuesto por carbono y oxígeno. Huelga decir que el carbón es muy rico en carbono, de ahí la cifra.

Los coches eléctricos no producen emisiones al circular ni tienen tubo de escape, la contaminación se desplaza al lugar de generación

Pues bien, 7,35 kg/100 km de CO2 equivalen a 3,17 l/100 km de gasolina o 2,77 l/100 km de gasóleo. Podemos redondear a 3,2 l/100 km y 2,8 l/100 km para mayor comodidad. Incluso usando carbón, pocos coches de combustión interna son competitivos con esos registros.

El carbón aportó el 14% de la energía producida en España en 2016. El 40,8% provino de fuentes renovables sin CO2

Hagamos otro cálculo. Consideremos la producción del sistema eléctrico en España sumando todas las tecnologías. En 100 kilómetros habremos generado unas emisiones de 3,18 kg con un consumo medio de 15 kWh/100 km. Eso equivale a 1,37 l/100 km de gasolina o 1,2 l/100 km de gasóleo. Flipante, ¿eh?

Antes de terminar, vamos a darle al motor de combustión algo de ventaja. Supongamos que el mismo coche eléctrico va en autopista a ritmo vivo, sin mirar la economía, y dispara su consumo hasta 24 kW/h. A este ritmo la mayoría de los eléctricos agotarían sus baterías en poco más de 100 kilómetros si su capacidad ronda los 30 kWh.

 

Consumo eléctrico Emisiones equivalentes (carbón) Emisiones equivalentes (mix español) Consumo equivalente de gasolina Consumo equivalente de gasóleo
15 kWh/100 km (ritmo tranquilo) 7.350 g/CO2 3.180 g/CO2 3,2 l/100 km (carbón) o 1,4 l/100 km (mix español) 2,8 l/100 km (carbón) o 1,2 l/100 km (mix español)
24 kWh/100 km (ritmo de autopista) 11.760 g/CO2 5.088 g/CO2 5,1 l/100 km (carbón) o 2,2 l/100 km (mix español) 4,4 l/100 km (carbón) o 1,9 l/100 km (mix español)

 

Y estos son los resultados. Un coche eléctrico que va por autopista a ritmo vivo, generándose con la fuente de producción más sucia del sistema español, equivale a 5,1 l/100 km de gasolina o 4,4 l/100 km de gasóleo. Es decir, son menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro, el umbral a partir del que se paga el impuesto de matriculación.

Al final, el rendimiento superior de los eléctricos se impone. No se han considerado las emisiones de extracción, refino y transporte del crudo

Cada vez que leáis que los eléctricos contaminan por generar su electricidad por carbón, recordad esto: siguen contaminando como un subcompacto pequeño de los más eficientes, y eso suponiendo que se usa carbón puro, no una mezcla de renovables y nuclear. Dicho de otra forma, es una completa tontería decir que los coches eléctricos son un peligro para el medio ambiente.

En el caso de países como Polonia, donde el uso de carbón es brutal, los cálculos no salen iguales, pero es un país muy poco representativo. En un extremo contrario, los países nórdicos y Francia tienen unas emisiones bajísimas al usar mucha energía nuclear o renovables. Al menos en el caso europeo, no podemos decir que los eléctricos empeoren las cosas.

NOTA: Los cálculos se hacen en relación al CO2, que no es un gas contaminante. La equivalencia de contaminantes emitidos (partículas, óxidos de nitrógeno…) no es fácil de calcular tanto para coches eléctricos como de combustión. El consumo de gasolina o gasóleo se puede relacionar directamente con emisiones de CO2.

Visto en motor.es